ES POR GRACIA

ES POR GRACIA

Por:  Pedro Nel Rueda

Muchos me han pregunta a qué me refiero cuando hablo de la gracia de Dios. Muchos “No Cristianos” me argumentan que Dios ya ni los mira por cuenta de todos los pecados que comenten. Otros “Muy Cristianos” argumentan que la gracia de Dios es la excusa perfecta para  pecar y es el concepto que ha generado una ola de “Cristianismo light” de la que muchos “Muy Cristianos” consideran que hago parte. Pues bien, a todos ellos les digo que, es por gracia. 

La obra salvadora de Dios es hacer de pecadores unos “santos”. La biblia esta llena de estos ejemplos, empezando por Pablo, quien persiguió a todos los cristianos de la época hasta que se convirtió, o Maria, que fue a lavar los pies de Jesús con el mejor perfume, hecho por el cual muchos “Muy cristianos” empezaron a murmurar el por qué gastar tan valioso perfume en vez de venderlo y dar el dinero a los pobres, Jesús les respondió: “Déjala”. 


O la famosa frase de “El que este libre de pecado que tire la primera piedra”; esa frase refuerza el concepto de es por gracia. Partamos entonces de que la obra salvadora de Dios y por ende de los cristianos es hacer de los pecadores unos “santos”, y coloco santos en comillas porque el ser santo debe ser aspiración mas no hecho. La gracia de Dios es la capacidad que le da a los seres humanos de hacer su voluntad. ¿Qué es gracia entonces? Es un favor, una concesión que se da sin ningún merecimiento en particular. Merecemos que Dios nos ame, puede que la respuesta sea si o no, dependiendo de donde la miren, sin embargo, Él lo hace, solo por gracia.

Dios nos permite que actuemos, para eso somos humanos, si El no nos dejara actuar libremente no sería Dios. Si no dejara que el mundo funcionara libremente pues no tendría la grandeza de Dios, el Universo debe de dejar que las cosas tanto buenas como malas sucedan, porque son el resultado de consecuencias que también nosotros generamos. El Padre le dijo a Jesus “Es mi voluntad que vayas a la cruz”, como la consecuencia de unos actos y la obligación del flujo del universo. Sin embargo, el poder de Dios se perfecciona en la debilidad y en la dificultad. 

No de gratis se dice que de los problemas salimos fortalecidos, esta frase también tiene un respaldo cristiano, y ahí juega también un papel muy importante la gracia. Es decir, la cosas “malas” pasan porque tienen que pasar, porque así lo dispone el universo, porque es necesario que pasen y más si son consecuencias de acciones, sin embargo, la gracia de Dios permite que salgamos fortalecidos de eso, nos perfeccionamos en los problemas, nos volvemos más fuertes, nos volvemos más sabios, nos volvemos más capaces antes y después de la adversidad, y es por gracia. 

La gracia solo se da si somos capaces de admitir y confesar las luchas que tenemos. La gracia de Dios no funciona si tratamos de aparentar que nada esta pasando. El ejemplo es claro, puede que estemos atravesando por un momento difícil, es desierto, ese momento nos lleva a actuar de una manera poco “santa”, somos humanos, con mecanismos de defensa muy particulares ante la dificultad que nos llevan a tomar decisiones poco sabias y con componentes de “pecado” muy grandes. Debemos de tener la capacidad de entender que estamos actuando mal, debemos de poder tener una confesión sincera, de estar en la capacidad de confesar lo que necesitamos, de ser honestos con nosotros mismos y reconocer que no estamos actuando de la mejor manera posible, ahí, sin importar que tan grande sea el error o el “pecado”, Dios actúa y nos dice #BastaConMiGracia. 

Un Cristiano no es un ser perfecto, un cristiano es un hijo en proceso que requiere constantemente y de manera casi que diaria reconocer que esta lleno de errores. De nada sirve vivir tratando de impresionar con una vida en santidad. Lamentablemente la iglesias están perdiendo su credibilidad porque esta llena de “Santos” que están 20 centímetros arriba del piso flotando libres de pecado. Que buscan decirle al mundo como actuar, y castigan y reprimen a todos aquellos que no actúen como ellos. Se les olvida que Dios les dijo que #LesBastaMiGracia, no necesitan ser santos que leviten para tener una relación con Dios. A todos esos cristianos que han llevado a la situación precaria actual de la iglesia les digo, es por gracia, es por la capacidad que tengan de asumir sus errores, sus pecados, sus luchas internas, su disposición a cada día ser mejor, no son hijos de Dios porque se lo merezcan, son hijos de Dios porque a El se le dio la gana, literalmente, de que así lo sean. 


La gracia de Dios permite restaurar. No podemos confundir la gracia con el Libertinaje, y ahí es donde está la gran diferencia entre los que argumentan el “Cristianismo Light” y los más “Santos”. Aquí aplica la frase “El que reza y peca, empata”, así no debe ser. La gracia de Dios nos debe permitir vencer la debilidad. Es decir, no podemos caer en el mismo error todos los días argumentando que Dios nos perdona por gracia. De nada esta sirviendo entonces esa gracia porque esta debe ser restauradora. La confesión (Requisito para que haya gracia) nos debe llevar al arrepentimiento y por ende a la “No repetición”. Como seres humanos ya dijimos que nos debemos perfeccionar en la debilidad, pero si, con la excusa de la gracia, somos débiles constantemente, pues no nos estamos perfeccionando, sino por el contrario estamos cayendo en una debilidad mayor. La gracia es grande cuando hay confesión, perdón y perfección. Si no tenemos estos elementos, entonces tenemos libertinaje, una libertad abusiva, que se aprovecha del #EsPorGracia para comportarse de manera poco responsable y que ignora las consecuencias que tarde o temprano sucederán. 

POR QUÉ SÍ SOMOS UN "PAÍS DE MIERDA"

POR QUÉ SÍ SOMOS UN "PAÍS DE MIERDA"

Por: Pedro Nel Rueda

Muchos se indignaron con varios de los que publicamos, me incluyo, la frase que utilizó Cesar Augusto Londoño un día que estaba cerrando la sección deportiva del noticiero CM&. Para los que no lo recuerdan, ese día se anunció la muerte de Jaime Garzón, esa expresión de dolor, resumió lo que muchos colombianos sentían en su momento: ¿Cómo el Estado no puede mantener a sus ciudadanos vivos y más si lo habían advertido?

Ese expresión se dio por falta de justicia, el Estado debe ser transparente para todos, debe de brindar garantías para todos, los de la ciudad, los del campo, a las victimas, a los civiles, a los soldados, a los victimarios. Jaime Garzón en su momento “mamando gallo” decía que los paramilitares lo iban a matar, pero nadie le prestaba atención. Jaime, entre sus comentarios -Cesar Londoño lo confirma- la mayoría de veces decía que Colombia era un país lleno de corruptos y de ignorantes. Al final, Jaime Garzón murió de manera singular -como lo decía su canción favorita- y como si fuese dueño de una bola de cristal, describió la Colombia que hoy estamos viviendo. 

El portero del edificio Colombia reconocía la estructura social de nuestro país, una sociedad en donde importa más un partido de futbol que la realidad de la distribución de las tierras. Un país en donde quedó demostrado después del plebiscito que no se puede poner de acuerdo ni siquiera en lo fundamental. 

“Cada vez era más clara la versión de Jaime de cómo los políticos se robaban nuestra patria, los guerrilleros hacían negocio y terrorismo invocando la igualdad social, y los paramilitares pasaban cuentas de cobro arrullados por el silencio militar”.

La visión conocida por los más allegados de Garzón, entre ellos Londoño, hizo que este último, el día de la muerte de un -verdadero- gran Colombiano, dijera “País de Mierda”. Muchas llamadas a CM& hicieron que Londoño mantuviera su empleo ya que muchos Colombianos apoyaron el termino, no relacionando a Colombia como país en si, sino al Estado/Sociedad -Zoociedad- incapaz, ignorante y complaciente, del/dela cual todos somos parte.  

Aquí debemos hablar de consecuencias lógicas, debemos aceptar lo que somos como sociedad, después de los resultados populares de este año nos damos cuenta que somos una sociedad que odia, una sociedad incapaz de dejar sus intereses personales de lado para buscar los intereses comunes, los intereses de los olvidados, de los que no tienen una voz tan fuerte como la que se pregona en las urbes. En Colombia el odio, la intolerancia y el ego alcanzan puntos muy altos, tan altos que enceguecen decisiones que de por si son naturales. 

Cartagena, Colombia

Ese mismo odio se ve reflejado en otros resultados democráticos del mundo, la salida de Inglaterra de la Unión Europea no se da por un verdadero análisis de pros y contras de dicha decisión, tampoco se da con un análisis de consecuencias que incluya a todos los miembros de la sociedad, los que salen del sistema laboral (los que decidieron) y los que están entrando (los más afectados), la salida de este país se da por odio, porque somos sociedades incapaces de asumir posiciones neutras que beneficien lo común. Este resultado, junto con el plebiscito colombiano y la elección presidencial en Estados Unidos al final es una muestra de la capacidad que tiene el odio y el miedo, de como estos dos factores modifican comportamientos. 

Esa formula de miedo (+) odio nos está llevando a tomar las peores decisiones dentro de nuestras sociedades. Estamos a puertas de un gran cambio en la estructura política mundial, resultado de ser una sociedad de “mierda” incapaz de dejar el odio de un lado y traducir el miedo en oportunidades. 

Debemos reconocer nuestros componentes sociales, características que marcan nuestra forma de actuar como sociedad tanto colombiana como latina. Tanto a Colombianos (en mayor medida) como a todos los latinos nos marca una característica de “aventajados”, queremos siempre estar de primeros a como de lugar, pensamos que el “vivo vive del bobo”, damos cabida y aceptamos la corrupción siempre y cuando saquemos beneficio de ella, queremos estar de primeros en la fila así no tengamos derecho y creemos siempre tener la razón solo porque si, sin un argumento valido que lo respalde. 

Es un “Jeito” latino que aporta a los niveles diferenciados de subdesarrollo que manejamos en nuestra región, guardando las proporciones son características que se intensifican dependiendo de la historia vivida de cada país. En Colombia el lastre de la cultura narco es todavía muy marcado. Esa historia nos lleva a hoy en día analizar interacciones sociales que aún nos permiten afirmar que somos un “país de mierda”. La cultura narco nos lleva a ser superficiales, nos lleva a ignorar la situación que viven cientos de campesinos fuera de las fronteras de la urbes, nos lleva a ignorar la realidad que tienen que vivir muchos inmigrantes latinos en Estados Unidos (Mexicanos), nos lleva a preferir ver noticias de farándula sobre la construcción de una conciencia colectiva sobre la realidad de otras comunidades diferentes a las de nosotros. 

El principal error es no aceptar lo que somos, son características sociales que están ahí y que no podemos desconocer. Por el contrario debemos de reconocerlas para poder trabajar sobre ellas. Desconocer las realidades ha llevado a las sociedades a que tengan dictadores en el poder -Si se descuida Colombia el/los que siguen es el Centro (Anti)Democrático-, el ignorar la realidad y sus consecuencias ha llevado a que economías prosperas se derrumben, a que comunidades enteras sean discriminadas y asesinadas. 

Reconozcamos que todavía somos un “País de Mierda”, no nos escandalicemos cuando alguien saque a flote nuestros errores y desaciertos como sociedad, no de gratis estamos como y donde estamos. Por el contrario, sigamos construyendo una conciencia colectiva que a futuro nos lleve a que sin doble moral podamos identificar en que fallamos y en que somos buenos. Doble moral es sentirse ofendido cuando al país le llaman “País de mierda” pero al mismo tiempo, como sociedad, se incentiva la corrupción, se ignora la discriminación y se desconocen las realidades y los derechos de otros que por ser minorías no tienen la misma fuerza en su voz. Si nos ofendemos porque nos llamen “País de mierda”, construyamos para que desde la identificación de los errores seamos vistos como una sociedad diferente, es un trabajo que toma tiempo, pero que al final se verá reflejado en el progreso del país y de la región: ¿Qué tan mierda fue usted el día de hoy? 

A corrupção no Brasil


A CORRUPÇÃO NO BRASIL

A questão da corrupção no Brasil é muito mais profunda do que nos podemos imaginar. Acredito que apenas uma pequena parte dos casos seja descoberta, uma grande parcela fica escondida nas entranhas do congresso, mas este é um problema não só do Brasil, mas também um problema da toda a América Latina.

Temos a corrupção na politica, corrução dos servidores públicos, corrupção de cidadãos desonestos. Você pode dizer que não é corrupto, mas lembre-se, a corrupção sempre tem dois lados, um corrompendo e outro sendo corrompido.

Parque do Ibirapuera, São Paulo, SP
É nítido que a máquina política do Brasil está comprometida, disso ninguém tem duvida, não no Brasil, não nos outros países da região. Mas porque somos tão apáticos? A final das contas somos nós quem financiamos toda essa corrupção. Ao longo dos anos fomos vencidos pelo cansaço, e agora somo apáticos, sejamos pacifistas, mas não submissos, lembre-se que a cada dois reais desviados é um litro de leite que uma criança com fome não recebe*. 

Acho que temos agora um país que está acordando, mas ainda falta o poder de mobilização e indignação, quem manda num pais é o povo. O brasil deve ser um exemplo para a região. O povo precisa entender que são eles os que, ao final, decidem.

Se você aceita a corrupção, com um policial de trânsito, numa fila do banco, no seu trabalho... você provavelmente não espera nada, e vai ficar tranquilo porque não tem autoridade moral para falar. Mas se você é um cidadão pensante, você deve parar qualquer ação da corrupção por mínima que seja. Não seja parte do problema, seja parte da solução.


É nítida a corrupção que esta acontecendo em Brasília, o impeachment da Dilma, a situação com o presidente entre aspas “interino” Temer, e a evolução do caso Lava Jato, e você? O que esta fazendo contra a corrupção no seu dia a dia?